Cómo usar los hábitos a tu favor